Refréscate con picante

El verano siempre llega con fuerza a nuestra zona geográfica, y permanece con nosotros más tiempo de lo normal; teniendo que seguir una serie de pautas para combatir las altas temperaturas. Durante esta época siempre se nos recuerda que debemos beber mucha agua, evitar comidas copiosas y tomar más fruta y verdura. Pero ¿qué hay del picante?

Para la cultura europea es inconcebible comer picante cuando hace mucho calor. Se piensa erróneamente que el picante aumentará la sensación de agobio, subiendo la temperatura corporal y, nada más lejos de la realidad; después del calor inicial el cuerpo actúa de tal forma que lo que prometía ser un elemento abrasivo, se convierte en una agradable sensación de frescor ¿A qué se debe esta relación?

Existen muchos mitos en torno a la comida picante: que provoca hemorroides, acidez estomacal o que puede causar contracciones en las mujeres embarazadas. Por otro lado, diversos estudios científicos demuestran que algunas sustancias químicas presentes en alimentos tales como el chile, el curry o la pimienta pueden tener efectos positivos sobre la salud, combatiendo a su vez el calor estival.

La razón la podemos encontrar en la Capsaicina,  la principal sustancia química que encontramos en este tipo de alimentos. La  Capsaicina es la responsable de activar los receptores de dolor en boca y garganta ante esa sensación de calor, enviando una señal al cerebro para acelerar el pulso, liberando endorfinas e incrementando la sudoración.

El sudor se convierte así en un mecanismo de defensa para refrigerarnos cuando más lo necesitamos, absorbe el calor de nuestra piel y se evapora, sintiéndonos más frescos. La abrasadora sensación de comer picante nos arrastra al infierno y nos devuelve a la tierra mucho más fresquitos: Curiosidades de la vida!!!

En Fresco podrás encontrar los mejores platos picantes para este verano, pudiendo combinarlos con una cerveza o sangría bien fresquita , la mejor sensación para combatir el calor, con sello Fresco.

Sabores Mediterráneos

La alimentación saludable que nos proporciona los ingredientes  mediterráneos es perfectamente compatible con el placer de degustar sabrosos platos. Cuando hablamos de sabores mediterráneos  nos referimos a esos alimentos basados en una idealización de algunos patrones dietéticos de los países mediterráneos, especialmente de países colindantes con el mar Mediterráneo: España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Malta.

Los sabores mediterráneos también engloban las recetas típicas de estos lugares, elaboradas con productos de temporada, así como las formas de cocinar tradicionales y otros factores culturales como el hábito de las comidas compartidas en familia o con amigos, las tradiciones y las celebraciones.

Entre los ingredientes recomendados están las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, las carnes blancas, la pasta, el arroz y los frutos secos, además del consumo de vino con moderación.

Entre las muchas propiedades beneficiosas para la salud de este patrón alimentario se puede destacar el tipo de grasa que lo caracteriza, las proporciones en los nutrientes principales que guardan sus recetas  y la riqueza en micronutrientes que contiene, fruto de la utilización de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos.

En 2013 la cocina mediterránea fue nombrada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

En Fresco podrás degustar los mejores platos de nuestra tierra, elaborados con ingredientes mediterráneos de temporada, con sello Fresco